“Las decisiones las debe tomar el Congreso, no votamos para que se gobierne por DNU”


La titular del Club Político Argentino, Graciela Fernández Meijide, habló con Agustina Henrich y Baltasar Schubert en el programa "Fuera de Serie", que se transmite de lunes a viernes de 12 a 13 por Radio U FM 89.9. Meijide impulsó un documento al Gobierno, para que este llame a una mesa de diálogo nacional: “Unidos en la diversidad, para afrontar el presente y construir un futuro digno para todos los argentinos”. En ese sentido enfatizó sobre la necesidad de que distintos sectores tengan mayor participación ante la crisis.


“El lugar del consenso natural, que para eso votamos los argentinos, es el Congreso. Lo que deseamos es que haya algo más que una atención permanente sobre la pandemia, que la merece, pero estamos con problemas serios. La macroeconómica por la deuda y la microeconomía por todo lo que está padeciendo la gente que no puede trabajar”, así lo expresó la exministra de Desarrollo Social durante el gobierno de Fernando de la Rúa, Graciela Fernández Meijide, en diálogo con el programa Fuera de Serie por Radio U.En efecto, hizo mención al accionar institucional del presidente Alberto Fernández: “Los gobiernos no se manejan por Decreto de Necesidad y Urgencia. El Congreso está en funcionamiento y es el lugar donde se deben tomar las decisiones”.EconomíaLa titular del club político argentino reveló: “Hace rato que varios de los integrantes del CPA y otras organizaciones estamos pidiendo consenso y diálogo a través de declaraciones aisladas. Ningún sector es dueño del documento, redactamos un borrador desde el Club y lo hicimos circular. Poco a poco se fueron adhiriendo distintas personalidades, lo que nos da una idea de la magnitud del descontento que se vive”.
En esa línea aseguró que no espera que el Gobierno de Fernández los convoque para tomar decisiones, ya que el CPA no es un lugar de poder, sino de “estímulo de pensamiento”. Sin embargó, insistió en que el primer mandatario sí “debe tener en cuenta a los empresarios, sindicalistas, iglesias y movimientos sociales. Los referentes sociales son los que están cerca de los problemas que sufre la gente, conocen los barrios y las urgencias”.No obstante, destacó que en el documento hubo “una representatividad de aquellos que producen, que están preocupados por pagarles a sus empleados, que saben que la pobreza sigue creciendo y que si no se pone un parate, todo va a ser peor”.Meijide dijo: “La respuesta fue ‘salgan del camino’, así sin más nos ningunearon. Pero me consta que se preocuparon. Porque hay muchas firmas de sectores del peronismo que no están en línea con el actual Gobierno”. Lapidaria, expresó: “Los que no pertenecemos al peronismo, pertenecemos al país, y vemos los problemas que estamos atravesando muy seriamente”.
Existió una reunión del Ejecutivo con la oposición, donde la exlegisladora asegura que solo sirvió para “gritonearse mutuamente”.El Gobierno se “jacta de no tener plan, la verdad ya pasó mucho tiempo. Es hora de que cambien el rumbo”, sentenció Meijide en conversación con Agustina Henrich y Baltasar Schubert.

Justicia
“Es débil la democracia cuando los tres poderes que componen una república no tienen claros sus roles ni sus divisiones. Cuando el Poder Ejecutivo intenta intervenir para manejar la Justicia, sea por los motivos que sea, hace que el ciudadano de a pie comience a desconfiar”.En referencia a las modificaciones que deberían suceder, dijo: “Se hacen con tiempo, con mucha discusión horizontal, participación y principalmente, escuchando distintas voces, para ir buscando en el camino lo que le conviene al país y no al gobierno de turno”.En ese sentido, Meijide advirtió que “la sociedad está atenta y mirando a los jueces que investigan a la actual vicepresidenta Cristina Kirchner en diferentes causas de corrupción”. Asimismo, aseguró que la gente “está dispuesta a moverse en la calle” para reclamar justicia.AlianzasMeijide admitió que las alianzas no han funcionado hasta el momento en el terreno de políticas que activen soluciones al corto plazo: “Por ejemplo, el Frepaso tenía poco territorio hasta para controlar los votos y los radicales no tenían votos. Fue la necesidad de ambos lo que nos llevó a hacer una alianza. A la distancia veo las circunstancias económicas en que periódicamente cae la Argentina, y esa alianza termina volando por el aire. A quien más lastimó fue al partido radical. Volvimos a ver las uniones cuando el kirchnerismo pierde la primera elección, y nace el Pro”.
Respecto al actual Frente de Todos dijo: “No es una alianza, es un negocio de conveniencia donde Cristina Fernández de Kirchner necesita el perfil moderado y de poco poder, de Alberto Fernández”.Para cerrar, dijo que hoy el poder es “bifronte” y que cada vez se nota más el poder de Cristina.