¿Por qué las personas de un mismo signo no son iguales?


Por Luciano Osorio

Las generalidades muchas veces son útiles; otras veces confunden. Es el caso de lo que pasa con la astrología y los signos del Zodíaco. El estudio de los signos es una de las bases mínimas de astrología, que nos permite entender en mayor profundidad otros componentes de los análisis finales, que tiene esta maravillosa herramienta de autodescubrimiento. Una de las finalidades de la astrología es la carta natal. Por medio de ella podemos realizar análisis más profundos y personales, justamente, para llegar a ella necesitamos la fecha, hora y lugar de nacimiento (lo más exactos posible). Entre todos los componentes de la carta natal nos encontramos con la posición del Sol, la Luna y el Ascendente. El Sol es nuestra esencia; la Luna, nuestra capacidad emocional; y el Ascendente, lo que mostramos al mundo o nuestra “coraza”. Por supuesto que cada uno de ellos, al estar en diferentes signos, multiplica las configuraciones y los resultados a la hora de hacer un análisis profundo.
¿Puede haber relación entre los cuerpos celestes y el ser humano? A esta pregunta la respondo de la forma más simple posible: por ejemplo, la Luna, se sabe que tiene relación con las cosechas, los embarazos y las mareas. Las tormentas solares afectan la Tierra, las telecomunicaciones, las radiofrecuencias y provocan apagones. Es decir, si un cuerpo celeste puede provocar un Tsunami… ¿por qué sería tan difícil de entender que tienen una relación con nosotros, partiendo de algo muy simple: nuestro humor? Sobre la carta natal La carta natal es un estudio que debe realizarlo un astrólogo profesional. Si bien hoy contamos con muchas páginas de Internet que nos permiten visualizar la carta (el gráfico), solo un astrólogo profesional podrá interpretarla y darte las explicaciones necesarias para que el encuentro con tu carta sea útil y productivo.
¿Puedo pertenecer a dos signos? Muchas personas tienen dudas sobre a qué signo del Zodíaco pertenecen. Esto es debido a que nacen al finalizar o comenzar alguno de estos. Los signos no cambian de forma perfecta, a veces se demoran horas, días, respecto a otros años. En las tablas que usamos en astrología llamadas “efemérides”, podemos ver el movimiento exacto del Sol, la Luna y los planetas para cada fecha de nacimiento y luego interpretarlo debidamente. Por supuesto, la mayoría no conocen estos datos, entonces es normal coincidir con la idea de que la astrología está equivocada si pretende encasillarnos en doce personalidades diferentes. Como la astrología no encasilla, el horóscopo no condena y siempre pretende ser un espacio de reflexión sobre tu vida y todo lo que acontece en ella.
Si tenés sugerencias o te gustaría compartir tu opinión sobre mi columna del domingo o el horóscopo diario, podés enviarme un mail a lucianodeos@hotmail.com ¡Muchas gracias y nos seguimos leyendo!