Recomendaciones para bañarse en el río, por un especialista de la ciudad


La noticia de palometas en el río Paraná, puntualmente en la zona del puente Victoria-Rosario, donde atacaron el pie de una mujer, advierte a los nadadores a estar atentos. Jorge Liotta, biólogo nicoleño, dialogó con EL NORTE y explicó cómo actúan estos animales. Además, recomendó qué hacer para evitar el contacto con las rayas, que están apareciendo con frecuencia por las altas temperaturas del agua.

Una mujer debió ser atendida de urgencia por un ataque de palometas al norte del puente Rosario-Victoria y sufrió heridas en su talón. Este animal, representa un verdadero peligro para la gente ya que pueden ocasionar graves lesiones. Alertan a los nadadores y quienes se bañan en el río, a que tengan precaución. En San Nicolás, no se registraron casos de mordeduras de palometas en los últimos años. Sin embargo, no se descarta que puedan estar en la zona. La bajante del río, como las altas temperaturas de las aguas, hace más frecuente la visita de este tipo de animales, como lo es también la presencia de rayas de río, vistas con mayor frecuencia últimamente.
Por tales motivos, EL NORTE conversó con Jorge Liotta, biólogo de San Nicolás, que trabaja actualmente en el Museo de Ciencias Naturales Antonio Scasso, en el colegio Don Bosco.

Prudencia
“No diría que alarmarse sea lo recomendable, pero sí tener mayores cuidados”, dijo el biólogo Liotta en dialogo con EL NORTE. “No tengo conocimiento de casos registrados en San Nicolás de mordeduras de palometas, lo que no quiere decir que pueda haber sucedido o vaya suceder, aunque es un animal que habita con frecuencia en zonas aún más cálidas”, señaló. “Con respecto a las rayas de río, sí puedo decir que hay más cantidad. Y aunque no es un animal depredador, la picadura que realizan con la púa de la cola genera mucho dolor. Esto puede evitarse, ya que solo lo hacen como mecanismo de defensa”. Liotta explicó que no hay precauciones que puedan tomarse contra las palometas, “hay zonas de Formosa, por ejemplo, donde significan un verdadero problema, entonces el municipio decide poner redes de metal en los balnearios. En San Nicolás no se registran casos cuantificables que alarmen a la población, lo cual no significa dejar de tener cuidado cuando uno se baña en el río o hace un deporte allí”.
Parientes de las pirañas, con dientes filosos y fuertes, las palometas son animales agresivos, y suelen estar activas cuando el agua presenta mayores temperaturas. En las costas de Rosario es habitual que cada verano se reporten mordeduras en los bañistas, y en ciertas ocasiones se producen ataques de cardúmenes de palometas que resultan con muchas personas heridas. “Es esperable que habiten en esta zona, con mayor calor están más activas, sobre todo durante el día. Durante la noche no tanto. Suelen estar en todo el río, no solo en la parte de la playa. Como el agua está baja, más de lo normal, y la temperatura subió, pueden aparecer, pero no hay una explosión anormal. Estos animales no matan, sí lastiman. No buscan herir, lo que sucede es que confunden una persona con comida, entonces lanzan el mordiscón”, sostuvo.

Rayas
La bajante del río también trae rayas a las costas, aquí sí, Liotta facilitó algunos elementos de precaución: “Lo principal es entrar con cuidado al agua. Es decir, no entrar corriendo, porque el animal, que a diferencia de la palometa no es un depredador, se asusta y se defiende. Reacciona pinchando con la púa de su cola, que puede ser muy dolorosa. Entrar al agua caminando es la mejor opción, y si es posible arrastrando los pies, ya que suelen posarse en la orilla. De esta forma se toca el borde de la raya, para que se mueva, se asuste y se vaya”, aclaró que no tienen dientes ni buscan morder o lastimar, la picadura se evita también “con un palito, caña o ramita, tanteando la orilla de agua”. Hay distintas especies de rayas, por lo general cuando baja el sol es cuando más se ven, ya que se concentra todo el calor del día y genera un ambiente propicio. La acción de ir moviendo la arena con un palito es sobre todo “en un arenal o lugar más silvestre. Allí conviene ir tocando y ya está. Si hay mayor cantidad de gente, es más probable que se vayan y busquen otra zona para reposar”. En caso de recibir una herida de raya, “hay que ir al médico directamente, la púa tiene una toxina muy dolorosa”, la misma se desnaturaliza con agua caliente, tirar agua bien caliente en la lesión puede moderar por unos instantes el dolor y además, cicatrizará más rápido.


FOTO: Se deben extremar los cuidados cuando uno nada o hace deporte en el río.