Un pibito que daba orgullo 


Hoy en día lamentablemente las noticias nos llenan de historias de menores que delinquen cada vez a más temprana edad y que al no tener un centro de rehabilitación próxima quedan a su suerte y nosotros a la de ellos. Obvio que no todos los jóvenes son así y San Nicolás tuvo, allá por el 1800, en un chico de 16 años su primer historiador. Sacala del ángulo Indiana Jones.



Germán Rodríguez
diarioelorte@diarioelorte.com.ar

En 1889 con tan solo 16 años, Damián Menéndez (1873-1900) escribió la primera “Historia de San Nicolás de los Arroyos”, para participar en un concurso, convirtiéndose en el primer historiador de la ciudad ni más ni menos. Obviamente sin distracciones como Instagram o Facebook el pibe se anotó en el concurso, en el que como fue el único participante, se declaró desierto, lo que también indica que no todos los niños de esa época eran prodigios. Parece que en ese tiempo los padres se quejaban que los pibes se la pasaban todo el día paveando con las cartas y la payana o chateando con palomas mensajeras.
El trabajo fue publicado en 1890, abarcando desde 1748, fecha dada en el mismo como de fundación, lo que años atrás generó un intenso debate entre historiadores ya que hay quienes aseguran que San Nicolás no tuvo fundación, lo que sería un escándalo, o no.La famosa fundaciónEn el polémico Capítulo I “Fundación de la Ciudad”, de su obra, que en ese tiempo nadie discutió porque se ve que nadie se preocupó mucho tampoco por verificar datos, Menéndez determinó la fecha del 14 de Abril de 1748, como Día de Fundación.
Amigos, entre tanta pandemia y cuarentena que no se termina nunca, casi se nos pasó de largo la fundación que fue hace poco. Igual tampoco se puede salir a celebrar ni abrazar a conciudadanos sin que nos metan presos.Esta fecha la sacó basado en documentación de la escribanía de un familiar, Celedonio Alarcón, donde se mencionaba la misma, y que era la que correspondía al día en el que Juana Paulina de Ugarte, la esposa del fundador Don Rafael de Aguiar había recibido, en herencia de su padre, las tierras del Pago de los Arroyos, donde hoy está asentada la ciudad. También expresaba que la fundación se había originado para crear una base que sirviera para que la civilización que se estaba instalando en la región pudiera internarse en el desierto, asegurar la conquista y contener a los nativos que amenazaban a las poblaciones. Esos sí que eran problemas y no que te quedes sin señal con él celular. En esa época si te dormías te agarraban los de los pueblos originarios y te usaban de alfombra.

Orgullo
Damián Menéndez finaliza su trabajo con las acciones del Batallón San Nicolás de Guardias Nacionales, en la Guerra del Paraguay. “Han transcurrido 19 años, decía Menéndez, (desde 1870 hasta ese año de 1889, en el que escribía su historia), a que éstos hechos tuvieran lugar; los hijos de San Nicolás siempre han militado en las filas del orden; pequeños nublados, que por fatalidad han poblado el límpido horizonte de la patria argentina, nunca han sido borrascas bastante numerosas para turbar la marcha armónica y próspera de la Nación y borrar sus múltiples y variados elementos de unión, paz, y civilización, para precipitarlos en el fango de la anarquía. Tal es la importancia histórica, por muchos ignorada, de la ciudad que hoy dilata sus horizontes, impulsada por el soplo insuperable del progreso; y al terminar diremos que ningún pueblo de la Provincia de Buenos Aires, puede evocar servicios más notables y oportunos, que San Nicolás de los Arroyos, prestados a la causa del orden y la libertad, en los días aciagos y calamitosos que marcan los fastos de nuestra historia”.

Faaa, la rompía el pibito
En 1889, cuando esto escribía, el joven historiador tenía 16 años, y estaba fijando las bases de la historia de una de las ciudades más antiguas e importantes de la Provincia de Buenos Aires, la ciudad en la que había nacido, San Nicolás de los Arroyos. Como reflejaron Santiago Chervo (h) y Miguel Ángel Migliarini en la colección de Historia de San Nicolás de los Arroyos y su Pago que ha publicado EL NORTE