4.5 C
San Nicolás de los Arroyos
domingo, 14 julio, 2024

Edición N° 4836

Para un líder de la derecha suiza, la cumbre por Ucrania fue una “vergüenza y una absoluta farsa”

“Suiza permitió a Ucrania dictar quién puede o no ser invitado a esta conferencia y que se convierta en un espectáculo de Zelenski”, criticó.

Para un líder de la derecha suiza, la cumbre por Ucrania fue una "vergüenza y una absoluta farsa"
Foto: Reuters/Michael Buholzer/Pool


Un destacado nacionalista de derecha suizo calificó de “vergüenza y absoluta farsa” la cumbre que su país organizó en un intento por presionar a Rusia para que pusiera fin a su guerra contra Ucrania, lo que refleja la opinión de que las conversaciones son perjudiciales para el gobierno de Berna.

“Suiza permitió a Ucrania dictar quién puede o no ser invitado a esta conferencia y que se convierta en un espectáculo de Zelenski”, declaró a RT.

El derechista Partido Popular Suizo (SVP), el grupo más grande en la cámara baja del parlamento, sostiene que la neutralidad es una parte integral de la prosperidad de Suiza e inició un referéndum para incorporar el principio en la constitución.

Figuras destacadas del partido argumentaron que Suiza no debería haber acogido la cumbre de este fin de semana sin Rusia, y Nils Fiechter, jefe del ala juvenil del UDC, emitió un veredicto condenatorio sobre las conversaciones a la emisora ​​rusa RT.

“La conferencia no conseguirá nada”, expresó Fiechter a RT la víspera de las conversaciones, en comentarios recogidos por los medios suizos el domingo.

El dirigente siguió diciendo, según un cable de la agencia de noticias Reuters: “Todo esto es una absoluta farsa y una vergüenza para nuestro país”.

La cumbre que se celebró en el complejo de lujo de Buergenstock provocó un acalorado debate sobre si Suiza debería abandonar su neutralidad, una posición profundamente arraigada en la psique suiza.

Fiechter afirmó que el gobierno suizo había cedido “ciegamente” a la presión internacional al no invitar a Rusia.

Y amplió: “Ahora corremos el peligro, y es un gran peligro, de que Suiza se deje arrastrar a una guerra mundial”.

Berna afirmó que Rusia debió participar en el proceso, pero justificó no haberla invitadocon el argumento de que Moscú había dicho repetidamente que no tenía interés en participar.

El Kremlin describió a Suiza como “abiertamente hostil” e incapaz de mediar en los esfuerzos de consolidación de la paz, en particular debido a la adopción de sanciones de la UE contra Moscú.

Desde que Rusia invadió Ucrania, dos de los otros estados históricamente neutrales de Europa, Suecia y Finlandia, se unieron a la OTAN, completó el informe de Reuters.

Extracto y adaptación de un artículo firmado por Sabine Siebold, para la agencia de noticias Reuters

error: ¡Contenido protegido!