11.1 C
San Nicolás de los Arroyos
sábado, 1 octubre, 2022

Edición N° 4188

PARRILLAS ARGENTINAS CON GALERÍAS INTEGRADAS O ASADORES OCULTOS

TENDENCIAS

Hubo un tiempo en el que los parrilleros fueron confinados al quincho, en el fondo de casa. Ahora, la parrilla está cada vez más cerca del interior: en uno de los extremos de la galería, casi siempre en la misma línea de la cocina. También se impone la preferencia de asadores discretos, que coexisten en los espacios sin llamar la atención.



Como protagonista de la escena culinaria argentina, el asado ocupa un rol destacado. En la arquitectura, más allá de las dimensiones de los espacios donde se instalen, las parrillas se consolidan como punto de reunión de visitantes y residentes de las viviendas, entrando en contacto directo con las costumbres y la cultura del país.

La incorporación de nuevas tecnologías y materiales en la configuración de las parrillas hace posible que los espacios sean capaces de adaptarse a las necesidades de sus usuarios entendiendo la relación que ha de existir entre el tamaño, uso y sitio donde se ubiquen. En conjunto con equipamientos como mesadas, piletas de lavar, espacios de almacenamiento y demás, el diseño de las parrillas debe considerar las medidas necesarias para garantizar un correcto tiraje dando lugar a un espacio libre de humos. A través de cerramientos de diversas características, existen múltiples soluciones aplicables en los espacios exteriores de las casas para ocultar o disimular la figura de las parrillas de acuerdo a la calidad y diseño que se busque.

La parrilla está cada vez más cerca del interior de la casa: en uno de los extremos de la galería, casi siempre en la misma línea de la cocina. También se impone la preferencia de asadores discretos, camuflados con el entorno.

Cerramientos e ideas

Una de las opciones en cuanto a parrillas, es proyectarlas con cerramiento de hojas de vidrio templado que se abre por completo y, si hace frío o llueve, se cierra herméticamente. De esta forma se transforman en un recurso ideal para que la galería sea una prolongación del interior.



Otra propuesta puede ser una parrilla con una isla que funcione como lugar de encuentro junto al fuego para reuniones más sencillas. Y toldos transparentes como cerramiento flexible para cuando el clima no acompaña.

Una protección transparente permite el uso de la galería aun cuando llueve sin quitarle luz al interior ni minimizar la expresividad de otros elementos.

Cubiertas en madera, por otra parte, pueden dar una escala más íntima y permiten el paso de la luz. La zona de comedor puede estar sobre un deck techado para despejar el interior, además de disfrutar todo el año de almuerzos y cenas con vistas al exterior.

Asimismo se pueden elegir materiales industriales intervenidos para generar una sensación de liviandad y delicadeza.

En verano, las parrillas en galerías se pueden abrir completamente y quedar integradas a piletas y parques.



Detalles

Las galerías con parrilla pueden ser ambientadas con muebles de diseños icónicos, piezas hechas por los dueños de casa, ganchos para colgar bicicletas, cocina a leña, horno de barro, salamandra, juego de mesa y bancos, mesas bajas, jarrones con flores, bancos con mantas y hasta lavavajillas.

En puertas corredizas, se pueden ubicar lavarropas, termotanque y pileta de lavar para aprovechar todos los espacios.

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!