8.9 C
San Nicolás de los Arroyos
sábado, 20 julio, 2024

Edición N° 4843

Periodistas Argentinas presentó 19 casos de acoso que involucran a Pedro Brieger

EL COLECTIVO EXIGIÓ DISCULPAS PÚBLICAS, MEDIDAS REPARATORIAS Y LEGISLACIÓN

La investigación periodística evidenció conductas recurrentes del periodista: situaciones de exhibicionismo sin consentimiento de sus genitales o directamente masturbación. También eran repetidas las conversaciones de contenido sexual explícito por handy o teléfono en contexto laboral.

De la Redacción de EL NORTE
[email protected]

El colectivo Periodistas Argentinas dio a conocer esta semana 19 casos de acoso sexual por parte de Pedro Brieger a lo largo de tres décadas en ámbitos laborales y educativos. En una conferencia de prensa realizada en el Anexo del Senado, expusieron algunas de las historias de las mujeres afectadas por el periodista y pidieron una reparación. Luego de conocerse los primeros cinco casos, varias mujeres se reunieron para compartir sus historias que fueron publicados en el informe “Cultura del acoso. Punto y aparte”.

“Era nuestro profesor, nuestro vecino, nuestro colega, nuestro acosador. Los acosos sucedieron a lo largo de 30 años, sabemos que no somos las únicas, hay más. Nosotras renunciamos a nuestras tesis, a nuestros trabajos, dejamos coberturas para no verlo, mientras que él viajó por el mundo entrevistando a líderes. Nuestros cuerpos recuerdan sus manos acercándose a nuestras partes íntimas”, leyó Agustina Kämpfer, la primera denunciante pública de Brieger en 2010. Después de una exposición general, las mujeres fueron leyendo testimonios, algunos de la década del 90 y otros más actuales.

CONDUCTAS RECURRENTES Y VÍNCULOS ASIMÉTRICOS

La investigación periodística evidenció conductas recurrentes de Brieger: situaciones de exhibicionismo sin consentimiento de sus genitales o directamente masturbación. También eran repetidas las conversaciones de contenido sexual explícito por handy o teléfono en contexto laboral. Además, indicaron que planificaba o aprovechaba situaciones en las que mujeres no podían pedir ayuda: en habitaciones, ascensores, pasillos o salas de control. En todos los casos se evidencia el abuso de poder y autoridad, con la ventaja de vínculos asimétricos. “Brieger era mentor, jefe de cátedra, podría ofrecer o quitar empleo y en la mayoría de los casos les llevaba 20 años o más”, señalaron.

Además del pedido de disculpas públicas, Periodistas Argentinas exigió medidas reparatorias que garanticen la erradicación de estas conductas abusivas. “En aquellos medios donde se produjeron los hechos, necesitamos espacios para campañas de prevención y erradicación del acoso. En las universidades, jornadas para la prevención del acoso y procedimientos claros para garantizar denuncias”, indicaron en el documento. Por el momento no iniciaron acciones legales.

TESTIMONIOS

Algunos de los acosos fueron con alumnas mientras Brieger era profesor en institutos terciarios o universitarios. “Era el año 1996, yo tenía 21 años y era alumna de tercer año de TEA y había trabajado en la investigación de un libro de él. Me invitó a una conferencia después de la salida de clase. En el trayecto hizo un comentario sobre la ropa que llevaba puesta: ‘Cómo te bajaría la bombachita y te pegaría en la cola’. Después del evento me dijo: ‘Nos vamos’. Le dije que no y los días siguientes siguió llamando a mi casa. Decidí no dedicarme a la política internacional para no verlo”, fue uno de los testimonios. El impacto en las carreras profesionales de las mujeres acosadas fue uno de los temas que también se trataron en la conferencia, muchas cambiaron de especialización o dejaron sus estudios para evitar cruzarse con el periodista especializado en Internacionales.

También se dieron a conocer casos por fuera del ámbito laboral, como el de una vecina de un edificio en el barrio de Belgrano en 1995. “Subió conmigo en el ascensor y me dijo que le calentaba mi culo cuando me subía a la bicicleta. Luego, se abrió la bragueta del pantalón y sacó su pene (…) Pedí plata prestada porque no tenía ni un mango y apenas pude me mudé”, fue otro de los relatos. Estos son solo dos de los 19 testimonios que recolectó Periodistas Argentinas, que anticipó que hay más mujeres que se acercaron después de hacer este corte temporal por lo que se espera que se sumen nuevos casos.

ACOSAR TIENE CONSECUENCIAS

“Tenemos que dar la posibilidad de que pida disculpas y que los demás varones entiendan lo que es acosar y las consecuencias que tiene”, afirmó la periodista Nancy Pazos. Además de las medidas reparatorias, el colectivo de mujeres pidió una legislación específica para los casos de acoso sexual. “Es la gran deuda que necesitamos saldar”, indicaron y pidieron a los legisladores una norma sobre estas conductas abusivas. “Tenemos ley de acoso callejero, pero no es lo mismo un exhibicionista en la vía pública que si lo hace un profesor, hay una asimetría de poder”, explicaron.

Por otra parte, llamaron a los varones a escuchar y acompañar estos casos. Muchos de ellos fueron comentados con colegas o autoridades en los ámbitos laborales o estudiantiles año atrás cuando sucedieron. “Que los compañeros escuchen, la mayoría de los casos lo advirtieron. Es fundamental, cuando una se queda sin palabras o pensás si estás exagerando, es fundamental ese apoyo. Que los compañeros varones escuchen, nos hubiera ayudado a muchas en su momento”, afirmó Leticia Martínez, una de las denunciantes.

“No es el único caso ni es el único acosador, tenemos que decir basta”, cerró Periodistas Argentinas.

Fopea publicó un comunicado solidarizándose con las víctimas
El Foro de Periodismo Argentino expresó en un comunicado: “Los hechos, que se hicieron públicos a partir de una investigación del periodista Alejandro Alfie, revelan circunstancias aberrantes que afectaron en lo personal y en su desarrollo profesional y educativo a colegas. Estas colegas no tuvieron condiciones propicias para decir lo que les pasaba, y mucho menos contención ni apoyo en el medio en que se desempeñaban”.
En un hilo de mensajes publicados en la red social, se manifestó el apoyo de la asociación al colectivo de periodistas en la presentación del informe y pidieron que se haga “justicia para reparar estos padecimientos”. “Es fundamental que se adopten precauciones en los medios de comunicación para prevenir y evitar estos abusos en el futuro. Las redacciones fueron tradicionalmente lugares con mayoría de hombres, pero desde hace décadas, miles de mujeres demuestran su capacidad y aptitud para ejercer el periodismo de cualquier especialidad, incluso en cargos de conducción”, expresó y cerró: “La relación de respeto profesional y personal resulta indispensable en todo ámbito de trabajo. El acoso sexual constituye una rémora social y, en la reiteración de los casos que involucran a Brieger, refleja una perversa manera de mal entendido ejercicio del poder”. De la conferencia también participó el Sindicato de Prensa de Buenos Aires, que desde 2015 también tiene un protocolo que funciona de forma interna pero también dentro de los ámbitos de trabajo

error: ¡Contenido protegido!