31.1 C
San Nicolás de los Arroyos
miércoles, 26 enero, 2022

Edición N° 3940

PESAR POR EL FALLECIMIENTO DEL PADRE MARCIANO ALBA



En las primeras horas de este miércoles, Día de la Inmaculada Concepción de María, falleció el padre Marciano Alba. Tenía 87 años y desde hace más de cinco residía en la ciudad de Toledo, España.

En un comunicado, el Obispado de San Nicolás informó la lamentable noticia: “En el día de hoy, fiesta de la Virgen, ha partido a la casa del Padre el querido Marciano Alba. Sus restos serán velados en Toledo, España y recibirá sepultura en su pueblo natal, La Torre de Esteban Hambrán, este jueves a las 6:00 (hora argentina). El padre Marciano tenía 87 años y falleció a causa de un infarto. Desde nuestra Diócesis elevamos una oración de gratitud a Dios por su vida y servicio ministerial, dedicado a llevar el mensaje de salvación a todos los hombres. Que brille para él la luz que no tiene fin”.



Marciano Alba nació en la localidad de La Torre de Esteban Hambran, provincia de Toledo, España, el 5 de junio de 1935, como séptimo hijo y el menor de ellos. Se dedicó a la elaboración de pan en el negocio que tenía su familia. Ingresó al seminario y recibió la ordenación sacerdotal el 22 de septiembre de 1962.

Cuenta la historia que en 1962, el Papa Juan XXIII elaboró una carta dirigida a las iglesias de Europa, llamada Donum Fidei, que significa “Donar la fe”. En esa carta, el Papa les pedía a las comunidades europeas, que tenían muchos sacerdotes, que orientarán su labor a las comunidades de América Latina, Africa y otros países en que faltaran clérigos. En este contexto, España creó la llamada Organización para la Cooperación Sacerdotal Hispanoamericana con el objetivo de responder al pedido de Juan XXIII. Así logró reunir a más de 1.500 curas de España en tres años que fueron derivados a los distintos países de América Latina.



El padre Marciano Alba, Saturnino Prieto y seis más fueron enviados, desde España, a la Diócesis de San Nicolás en 1965.

De acuerdo con lo informado por el padre Miguel Nadur, que fue quien investigó la historia del padre Marciano Alba, “el 14 de enero de 1965 Alba llegó a Buenos Aires, mientras que el 29 de ese mes fue recibido en nuestra Diócesis por el padre Roberto Mancuso y el padre Jorge Breazú”.

El padre Marciano Alba se desempeñó en Argentina durante 51 años en diversos oficios en tres ciudades: Pergamino (21 años), Colón (10 años) y San Nicolás (20 años). En la Iglesia Catedral de San Nicolás se desempeñó como párroco durante 14 años, en el período 2001 a 2015.



Al llegar el sexto Obispo de San Nicolás, monseñor Mario Luis Bautista Maulión, lo designó como vicario general, acompañándolo durante toda su gestión y, al llegar el séptimo pastor diocesano, monseñor Héctor Sabatino Cardelli, lo confirmó en ese oficio, en total. Fueron 18 años en la Vicaría General de la Diócesis.

En enero de 2015, se celebraron los 50 años de labor pastoral del padre Marciano en Argentina, marcó el Diario La Opinión de Pergamino. Además, el Papa Francisco distinguió al padre Marciano Alba con el título honorífico de “Capellán de Su Santidad”.

A mediados de ese mismo año, el sacerdote decidió retornar a su país de origen: España, precisamente a la ciudad de Toledo.

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!