7.3 C
San Nicolás de los Arroyos
lunes, 27 mayo, 2024

Edición N° 4787

Los clientes de los bares se dividen en dos grupos: aquellos que salen a comer y quienes sólo “toman algo”

NOCHE NICOLEÑA

Si bien históricamente el ocio se encuentra asociado al fin de semana en los comercios gastronómicos, el consumo presenta nuevas características. Desde el sector explican que los clientes de los bares se dividen en dos grupos: aquellos que salen a comer y quienes solo “toman algo”, y aseguran que la actividad no se desarrolla con la misma intensidad que el año pasado

Para no perder el momento de disfrute y desconexión, la gente opta por elegir “una cosa o la otra” entre comer o tomar algo, pero no ambas. / ILUSTRACIÓN

De la Redacción de EL NORTE
[email protected]

El poder adquisitivo de la gente disminuye ante el contexto inflacionario del país, debido a ello se ven alteradas -entre otras cuestiones- las modalidades de consumo y así se ve reflejado en los comercios gastronómicos de la ciudad.

Con la idea de mantener los momentos de disfrute y desconexión de la rutina diaria, los consumidores optan por elegir “una cosa o la otra”. “Hace un tiempo, la gente que iba a cenar después se quedaba a tomar algo más quizás hasta la 1 o 2 de la mañana. Y por otro lado, llegaban los que venían después de comer en su casa u otro lado”, recuerdan referentes del sector consultados por este medio.

Seguidamente, grafican lo antagónico de la situación actual: “Hoy en día son dos grupos totalmente diferentes. El que viene a comer, termina y se va. Y después el que quiere salir a tomar algo, va directo a eso”.



Paralelamente, advierten que no hay demasiados recambios de mesas. “Antes, durante los fines de semana, los clientes se anotaban en listas y los que no reservaban, esperaban a que se desocupe una mesa”, explican e insisten: “Hoy no pasa. El que reservó va, y el que no llegó, no aparece. O sea, no se mantiene el grupo de clientes, sino que se divide en dos”.

Salvaguardando las diferencias que pueden existir entre la clientela de acuerdo a gustos y preferencias, los gastronómicos aseguran que la actividad no se desarrolla con la misma intensidad que el año pasado. “Se nota muchísimo la diferencia entre principio y fin de mes. Algo que quizás no repercutía tanto meses atrás”, afirman.

Nuevas ofertas

A pesar del panorama económico nacional, los bares llevan adelante determinadas propuestas a fin de captar potenciales clientes. Un ejemplo de ellos es ampliar el horario de atención incorporando opciones dulces y saladas para la merienda. Sin embargo, aseguran que no está funcionando como esperaban. “Imagino que si alguien tiene un mango, no lo destina en un plan de merienda, sino que se lo guarda para el fin de semana”, consideran. Además, concretar este tipo de salidas con dos o tres hijos representa un importante monto de dinero.



También, recurren a organizar eventos especiales celebrando determinadas fechas, invitan bandas musicales a mitad de semana, o contratan a diferentes DJ para que musicalicen. En este sentido, las redes sociales llevan a cabo un rol fundamental para captar la atención del público. Cada día se publican posteos en feed e historias de Instagram con el objetivo de dar a conocer promociones especiales, horarios de happy hour o invitados especiales.

error: ¡Contenido protegido!