PREOCUPA LA BAJANTE DEL PARANÁ

Frente a la preocupante bajante del nivel del rio Paraná, fenómeno que predomina desde hace más de dos años con fluctuaciones poco esperanzadoras, el Instituto Nacional del Agua (INA) estableció una alerta por la bajante.

Al respecto la institución definió que “es alta la probabilidad de un agravamiento de la bajante en el río Paraná”. Ante el estado crítico presentado, advirtió que “con la tendencia prevista, todo el tramo del río Paraná en territorio argentino alcanzaría niveles de similar orden a los registrados en el año más bajo de la historia registrada, que fue en 1944”.

En este marco, el INA indicó que “no se espera una mejora sensible en los próximos meses”, y seguidamente adelantaron que “el mes de julio será especialmente crítico,  con afectación a todos los usos del recurso hídrico, especialmente la captación de agua fluvial para consumo urbano”.

Cabe señalar que, el río Paraná se mantiene con una tendencia bajante en junio, que prevalece desde el año pasado, con alturas muy por debajo de los límites de aguas bajas en varias ciudades de Santa Fe y Entre Ríos. Por lo que, especialistas advierten que la tendencia prevé que continuará el descenso y podría alcanzar niveles muy similares a los registrados en 1944, el año más bajo de la historia.

En otro orden, aunque en la misma línea, vale señalar que “a raíz de la bajante varias embarcaciones quedaron encalladas en barro seco, salieron a la luz numerosos bancos de arena, anclas antiguas, peces grandes quedaron estancados en bancos de arena y dado el contexto autoridades municipales y provinciales observan detenidamente este fenómeno con intenciones de accionar rápidamente para prevenir posibles problemáticas en el abastecimiento de agua potable”