PRODUCTORES Y RETENCIONES: “ES POSIBLE QUE HAYA MOVILIZACIONES, VUELTA A LAS RUTAS O PAROS”

Desde el Gobierno nacional se volvió a poner sobre la mesa la posibilidad de subir las retenciones al campo, algo que ya se deslizó en febrero y puso en alerta al sector. “Vemos todo esto con preocupación y seguimos atentos a las medidas que se vayan a tomar”, adelantó el productor local Ariel Bianchi en diálogo con EL NORTE.

Desde el Gobierno reconocen que “está en análisis” una suba de las retenciones al campo y el sector está ‘en alerta’. ILUSTRACIÓN WEB.

De la Redacción de EL NORTE
diarioelnorte@diarioelnorte.com.a

En medio de la pandemia y de la necesidad de que ingresen recursos a las arcas nacionales, desde el Gobierno de Alberto Fernández volvieron este viernes a poner sobre la mesa la posibilidad de subir las retenciones al campo, algo que ya se deslizó en febrero y puso en alerta al sector. Fue la secretaria de Comercio Interior, Paula Español, quien afirmó que el Gobierno analiza un nuevo incremento de las retenciones, como así otras herramientas para controlar los precios y, claro está, aumentar la recaudación. “El aumento de retenciones está en análisis”, dijo la funcionaria, y lo vinculó a la necesidad de desacoplar los precios de exportación del precio doméstico. EL NORTE consultó al productor Ariel Bianchi sobre la posible medida.
“Al Gobierno solamente le queda la posibilidad de mover tres puntos las retenciones de maíz y de trigo. Cualquier otro aumento de retención que quiera hacer, va a tener que ir al Congreso. Igualmente es una suba importante. Con este tipo de Gobierno populista que no se apega mucho a las leyes, puede pasar cualquier cosa. Nosotros estamos atentos a lo que se quiera hacer, es posible que haya nuevamente movilizaciones, vuelta a las rutas o paros”, adelantó.

“Falta de previsibilidad”

Bianchi notó por otra parte: “La secretaria de Comercio habló de trabas para la exportación de carnes y se cumplió. Ahora está hablando de aumento de retenciones, lo que hace suponer que se llevará adelante. Con esas declaraciones están moviendo mucho el avispero y los productores comienzan a inquietarse. Todos sabemos que la producción agropecuaria requiere de previsibilidad, sobre todo las producciones de carne. Las de granos también, porque si sembraste y te cambian las reglas de juego a los pocos meses…”.
“Acá la previsibilidad no existe, y como el productor lo sabe, baja un poco la guardia en el sentido de que las inversiones que tenía pensado hacer durante el año para poder sembrar, seguramente van a ser inferiores en fertilizantes, en semilla de calidad, en superficie porque habrá lotes que no se van a sembrar. Y eso lleva a una caída de producción que ya venimos avisando. Si esto ocurre, hay menos oferta, se exporta menos, hay menos ingreso de divisas, hay menos ingresos para poder pagar los planes sociales, se achican las arcas del Estado. Como no tiene posibilidad de endeudarse, más imprime y sube la inflación. Entramos en una rueda que no se puede parar sin descolocar a la otra parte. La máquina anda cada vez peor hasta que se rompe. Así está haciendo este gobierno. No solo en la producción agropecuaria sino a los generadores de divisas, las pymes. Estamos viendo todo esto con preocupación y seguimos atentos a las medidas que se vayan a tomar”, alertó el productor local.

Alerta

Ya en febrero la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca, había admitido que no se descartaba un incremento en las retenciones para comenzar a estabilizar la economía, algo que puso en alerta al sector que está atravesando un buen año.
El precio de la soja y el maíz hace más de seis meses mantiene una tendencia alcista en el Mercado de Chicago y eso hace trazar que a nivel local se espere que la recaudación por retenciones sea un 42% mayor a la de la campaña 2019/20.
La funcionaria explicó: “Hay que tomar medidas como los cupos, las retenciones o las declaraciones juradas”. Allí es que reconoció que “el aumento de retenciones está en análisis” y sostuvo que “hay dos elementos que cuando se hizo el presupuesto no tenían esta magnitud: la segunda ola y la suba de los precios internacionales”.