15 C
San Nicolás de los Arroyos
sábado, 21 mayo, 2022

Edición N° 4056

PUTIN REFUERZA LOS LAZOS CON CUBA Y VENEZUELA MIENTRAS AUMENTA LA TENSIÓN CON LOS ESTADOS UNIDOS

El presidente ruso, Vladimir Putin, prometió reforzar los lazos con sus socios latinoamericanos en una serie de llamadas telefónicas a sus homólogos en Cuba y Venezuela en un momento en que las tensiones con Estados Unidos estaban a punto de estallar por el conflicto con Ucrania.



Las conversaciones se produjeron en medio de dudas sobre si Moscú podría buscar reforzar su presencia militar en el hemisferio occidental para contrarrestar la presión que siente del país norteamericano y su alianza de la OTAN en Europa del Este.

El lunes, Putin habló por teléfono con su par cubano, Miguel Díaz-Canel, según reportó la revista Newsweek en su edición argentina.

El Kremlin se refirió a las conversaciones como un “profundo intercambio de opiniones sobre la cooperación bilateral en comercio, economía e inversión» y la presidencia de Cuba calificó el parlay como «una conversación telefónica cordial y fructífera”.



“El presidente de Cuba agradeció a Rusia por la ayuda humanitaria brindada a la república, incluso en el contexto de la lucha contra el Covid-19”, señaló la lectura rusa.

“Los presidentes discutieron una mayor coordinación de las acciones de Rusia y Cuba en el ámbito internacional de acuerdo con los principios de asociación estratégica y las tradiciones de amistad y entendimiento mutuo”, precisó.

Los dos hombres también “reafirmaron su compromiso de fortalecer las relaciones bilaterales y acordaron intensificar los contactos en diferentes niveles”.

La parte cubana se hizo eco del agradecimiento de Díaz-Canel por la asistencia rusa durante la pandemia, así como de su mutuo deseo de ampliar las relaciones con Moscú.



“Ambos mandatarios repasaron el excelente estado de las relaciones entre los dos países y dialogaron sobre el futuro desarrollo de la colaboración bilateral en distintos campos”, indicó la oficina de Díaz-Canel, al tiempo que añadió que “también hablaron sobre temas internacionales y regionales”.

La reunión se produjo pocos días después de que Putin hablara con otro amigo en el hemisferio occidental, el presidente venezolano Nicolás Maduro.

Su discusión del jueves “cubrió temas de actualidad de la cooperación ruso-venezolana y la implementación de proyectos conjuntos en comercio, economía, energía y otros sectores”, así como la cooperación para contrarrestar la propagación de Covid-19, según el Kremlin.



Putin y Maduro también “reafirmaron su compromiso de estrecha coordinación en asuntos internacionales de acuerdo con los principios de asociación estratégica que subyacen en las relaciones bilaterales”.

Mientras Venezuela, al igual que Cuba, enfrentaba sanciones estadounidenses y el propio Putin enfrentaba amenazas de ser incluido en la lista negra de Washington por la crisis emergente en Ucrania, el líder ruso “expresó su apoyo inquebrantable a los esfuerzos de las autoridades venezolanas para fortalecer la soberanía del país y garantizar su el desarrollo socioeconómico”.

Maduro, al igual que Díaz-Canel, agradeció a Putin el apoyo de Rusia para mitigar los daños causados ​​por el coronavirus y ambos saludaron el desarrollo de sus relaciones, incluyendo “avances en temas económicos, militares y de salud, entre otros”, según el venezolano.



El mandatario ruso, por su parte, “manifestó todo su apoyo y respaldo multidimensional en defensa de la soberanía y en pos del desarrollo de Venezuela”.

El Kremlin indicó que “los dos presidentes acordaron intensificar los contactos en varios niveles y la oficina de Maduro dijo que ha sido invitado a Rusia para profundizar la cooperación entre los dos países”.

En un tuit posterior al diálogo, Maduro sostuvo que él y Putin “intercambiaron sobre temas relacionados con la cooperación existente en diversas áreas estratégicas al más alto nivel, relación que se fortalece con la unión inquebrantable de nuestros pueblos”.

Moscú ha mantenido buenas relaciones con los líderes de izquierda en América Latina desde la Guerra Fría cuando la Unión Soviética buscaba forjar lazos con los movimientos antiimperialistas que intentaban hacer retroceder las políticas intervencionistas de Estados Unidos en la región.



La asociación con Cuba liderada por los comunistas resultó especialmente fatídica ya que un plan para desplegar armas con capacidad nuclear en la isla condujo a la Crisis de los Misiles Cubanos de 1961.

El enfrentamiento terminó con la Unión Soviética revirtiendo la decisión de enviar ese tipo de armas a Cuba y Estados Unidos retirando sus propios sistemas de armas más cerca de las fronteras de la URSS en Turquía.

Dichos misiles de alcance medio fueron prohibidos posteriormente por ambas partes en virtud del Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF) de 1987.

Pero en 2019, la administración del expresidente Donald Trump desechó el acuerdo y acusó a Moscú de violarlo.



Estados Unidos rápidamente comenzó a desarrollar nuevos misiles que habrían sido restringidos bajo el acuerdo de larga data y los funcionarios rusos han expresado su preocupación de que tales armas vuelvan a llegar a Europa del Este, donde el país norteamericano ya ha desplegado sistemas de defensa avanzados a los que se opone Moscú en los estados de la OTAN.

Esta disputa volvió a ocupar el primer plano de la atención internacional, ya que Rusia acumuló aproximadamente 100.000 soldados en su frontera con Ucrania, que ha buscado ser miembro de la OTAN a pesar de las preocupaciones de Moscú sobre una mayor expansión del bloque hacia el este.

En medio de preocupaciones de que la acción militar puede ser inminente, la administración del presidente Joe Biden ha amenazado con severas sanciones contra los líderes rusos y ha redoblado la asistencia militar a Ucrania, lo que enfureció aún más al Kremlin y amenazó con medidas recíprocas.



Cuando se le preguntó a principios de este mes si tales medidas podrían incluir despliegues militares rusos en Cuba y Venezuela, el viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Ryabkov, afirmó a los periodistas que no se podía descartar esa opción.

El secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken, el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, y el secretario de prensa del Pentágono, John Kirby, se refirieron a las declaraciones de Ryabkov como “bravuconadas”.

El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, dijo a los periodistas el viernes que se tocó el tema cuando se reunió con Blinken para conversar en Ginebra.



ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!