36.1 C
San Nicolás de los Arroyos
domingo, 4 diciembre, 2022

Edición N° 4251

QUIÉN ERA LA TURISTA ARGENTINA QUE MURIÓ EN LA COSTA AMALFITANA



Inés Gomila tenía 36 años y había viajado a Italia con su marido, Sebastián Queiroz. El hombre, de 52 años, está siendo sometido a controles médicos en el hospital de Castiglione di Ravello.

La foto es del 18 de noviembre y fue publicada en la red social Facebook a las 17.03. En la imagen, Inés Gomila (36) y su marido, Sebastián Queiroz (52) posan juntos en una de las calles de la ciudad metropolitana de Nápoles, en Italia. Ella lleva puestos unos jeans, un suéter rayado y una vincha color rosa. Él, una remera gris y, sobre los hombros, un buzo de Boca Juniors. Con la mano derecha señala una bandera de Diego Armando Maradona. Ambos sonríen. “Nápoles hoy”, escribió él.

Cinco días después, este miércoles, aquel viaje soñado de pareja se convirtió en una pesadilla, cuando Inés fue arrollada por las olas y murió en medio de un temporal en la Costa Amalfitana. Todo comenzó cuando la pareja, que se encontraba en Nápoles, una de las metas turísticas más deseadas y exclusivas de Italia, decidió ir a pasar el día al fiordo del municipio de Furore.



Una vez en el lugar, el matrimonio se dirigió hacia la playa para tomar fotografías del mar embravecido. Según reconstruyó la agencia DIRE (Agenzia Di Stampa Nazionale), tomaron un camino que conduce a un “punto especialmente estratégico” para obtener buenas imágenes, pero “hicieron caso omiso a un cartel que advertía el peligro por ‘condiciones meteorológicas marinas adversas’”.

El accidente

En medio del temporal, y mientras intentaban tomar una foto, Inés y Sebastián fueron alcanzados por una ola, que arrastró a la mujer al agua. Fue un vecino del lugar quien escuchó los gritos desesperados de “auxilio” y corrió a asistir a la pareja.

“Tomé una cuerda y el hombre logró agarrarla. Fue difícil. Después de varios minutos logré levantarlo con mucho esfuerzo. Lamentablemente su mujer ya estaba lejos: había sido arrastrada por la corriente. Me hubiera tirado al mar para salvarla, pero nunca lo hubiera logrado”, dijo el hombre -que se identificó como Luigi Perrelli- a la agencia DIRE.

Según el mismo medio italiano, el cuerpo de la víctima fue recuperado por la Guardia Costera regional cuando ya se encontraba a 200 kilómetros de la costa. El hombre, en fuerte estado de shock, fue trasladado al hospital de Castiglione di Ravello para ser examinado.

De momento, de acuerdo con el canal público RAI, la Fiscalía de Salerno está investigando lo ocurrido. La Justicia deberá decidir si ordena o no la incautación del cuerpo para la autopsia e investigaciones.

Quien era Inés

Inés Gomila nació el 4 de marzo de 1986 y cursó sus estudios secundarios en el Instituto Nuestra Señora, ubicado en la zona sur de la ciudad de Córdoba en el barrio Jardín Espinosa. Egresó en el año 2003.



Hincha de Boca, Inés y su marido disfrutaban de ir a alentar al Xeneize. Amantes de los viajes, no era la primera vez que iban juntos a Europa. En 2011, por ejemplo, visitaron Holanda, Francia, e incluso Italia, donde se tomaron fotos en Florencia, Roma, Milán y la Isla de Capri.

Según pudo saber Infobae, los Gomila son seis hermanos: un varón y cinco mujeres. El padre, Andrés Gomila, es un reconocido médico de la provincia de Córdoba. Debido a su cercanía con el mar y sus cuestas escarpadas, Furore es un lugar para tomar recaudos. Hace cuatro años, las condiciones climáticas de esta pequeña localidad, se cobraron la vida de una persona. Fue en 2018: cuatro turistas fueron arrastrados por una ola y uno de ellos murió.

De acuerdo con los medios italianos, la tormenta en la zona de Salerno forzó el levantamiento de las clases en muchos municipios. Las autoridades dictaron la alerta climática en las últimas horas, a raíz de la fuerte intensidad pronosticada de las precipitaciones. La comunicación, desde la alerta naranja, advertía que “el mar tiende a ser muy agitado o pesado con marejadas ciclónicas a lo largo de las costas”.

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!