15.6 C
San Nicolás de los Arroyos
lunes, 15 agosto, 2022

Edición N° 4140

UN CANTO A LA VIDA, UN LLAMADO A LA HUMANIDAD

“EL SUTIL PODER DEL SILENCIO”

Presentación del libro de Juan Mascardi. EL NORTE


Mascardi llegó acompañado por Clara López Verrilli, licenciada en Comunicación Social, quien estuvo en la mesa junto al periodista Leonardo Mirenda. En el inicio Ana Gallo y “Chiqui” Labertucci de las Libellulas se encargaron de repasar la vida del escritor, luego hizo lo propio Mary Flor Villavicencio, después Sandra Genoud leyó un texto de Juan ante la atenta mirada de los presentes.

  En la continuidad de la presentación del libro, se dirigieron al auditorio Clara López Verrilli y Leonardo Mirenda. Luego fue Juan Mascardi quien abrió el fuego con un texto que lo hizo retornar en el tiempo hacia casualmente un 5 de marzo de 2018 cuando llegó hasta Ramallo por otra de sus pasiones: la natación. En ese instante contó que fue el último texto que escribió de manera manuscrita y que lo había hecho en el Club de Pescadores de Colón, previo a la competencia del Aguas Abiertas que se realiza año tras años organizado por el Club Náutico. Fue entonces que empezó a leer la crónica “El video de Jonás y el suspiro de la vida”. En cada uno de los párrafos la atención abrazaba a cada una de las personas que escuchaban atentamente cómo describía una de las patologías más dolorosas, como es el cáncer, con un canto a la vida sobre la historia del futbolista Jonás Gutiérrez.

 “El Galgo Gutiérrez, 333 días después, regresa: vuelve a jugar profesionalmente al fútbol. Jonás y Ryan chocan palmas y se besan mutuamente en la mejilla. Jonás toca el césped y se persigna dos veces en el nombre del Padre.



Rolo me mira buscando mi complicidad aunque yo no lo mire. Yo solo lo escucho. Me vuelvo a hipnotizar con el video que vi la noche anterior en TV. Me muerdo el labio inferior en absoluto silencio. Rolo relata el video que solo tiene audio ambiente. La ovación de los 52.000 espectadores que gritan como si fuera el gol del campeonato en el estadio Saint James Park.

 “Es emocionante. El gesto de Jonás, sus ojos. La gente… ¡Mirá la gente! Cómo gritan esos ingleses. Ese gordito que se para, está sacado, grita sin parar. Y lo de Coloccini, qué gesto, le cede la cinta de capitán. Pero pará, pará… Hay una última imagen, donde se ve un suspiro de Jonás. ¡Pará, mirá, ahí! ¡Ese suspiro! ¡Cuánto dice ese suspiro de Jonás!”. Rolo, el enfermero de 27 años, relata, entre detalles y exclamaciones, el video que se viralizó en YouTube: “Emoción en la Premier League: Jonás Gutiérrez volvió a jugar en el Newcastle tras ganarle al cáncer” leyó Juan y nadie dejaba de escuchar cada palabra.

A medida que continuaba con el relato, la emoción desbordó a los presentes, hasta que llegó el momento del remate donde las lágrimas provocaron eso, que habla de la humanidad de Juan Mascardi, puertas adentro y hacia afuera como se puede leer en cada una de sus crónicas.



 “La primera batalla que hay que ganar es la del mito. Desmitificar el mal. Los periodistas –durante mucho tiempo– bautizamos al cáncer con distintos eufemismos: ‘la larga dolencia’, ‘el mal mayor’ y demás oraciones esquivas. Jonás Gutiérrez, el futbolista que regresó, al principio mantuvo su diagnóstico en silencio, a la gente que lo veía pelado le decía que había hecho una promesa. Pero un día decidió contar su historia. Yo cuento la historia porque a pesar de que es una situación delicada, no hay nada malo. Y esto puede ayudar a la gente. A que luche, a ser fuerte. Son piedras en el camino, pero son pasables. Y de ahí siempre se sale más fuerte.

Y yo decido escribir este relato como una especie de exorcismo, como un ritual de amor y agradecimiento: un puñado de palabras que me recuerdan, mientras suspiro ahora mismo, que aún estamos vivos.

Para vos, vieja, que partiste, y que nos enseñaste que la enfermedad no es mal si se la enfrenta con dignidad”, concluyó con lágrimas en sus ojos y en los ojos de un auditorio que en silencio primero y con aplausos después rindió tributo a la vida.



Juan y Gabo

Luego contó que es docente de la Cátedra TV y Nuevos Medios de la Escuela Internacional de Cine y TV EICTV San Antonio de los Baños, en Cuba. Fue entonces que estando allí se encontró por primera vez con Gabriel García Márquez. Mientras se desarrollaba la clase una de las personas avisa que en el aula contigua estaba el premio nobel de Literatura dando un taller de guion.

Fue la primera vez que lo vio y luego dio detalles de ese encuentro, después la historia se repetiría cuando con un grupo de realizadores audiovisuales de su pueblo, Colón, ganaron el premio de la Fundación Nuevo Periodismo, ahora Fundación Gabo, con el documental “Good Morning, Colón”, entonces volvió a encontrarse con Gabriel García Márquez, esta  vez en Cartagena, donde describió que en el diálogo mantenido entre cosas se dio un contrapunto sobre la cumbia y le contó la historia de la cumbia santafesina poniendo como pilar a “Los Palmeras”.



En el cierre habló sobre cómo fue que enteró de que había ganado el Premio Iberoamericano Rey de España y de todo lo que sucedió cuando viajó para recibirlo.

Así fue narrando cada uno de sus trabajos y también cómo fue el proceso de la escritura de “El sutil poder del silencio”, historias que conmueven y que muestra la vida misma con un enfoque interior que moviliza y muestra la humanidad plena de este talentoso periodista y escritor.

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!