15.6 C
San Nicolás de los Arroyos
lunes, 15 agosto, 2022

Edición N° 4140

UNA VACUNA DISTINTA A LAS INICIALES EN EL REFUERZO AUMENTA LA INMUNIDAD EN ADULTOS MAYORES

COVID-19

Un estudio realizado por investigadores del Conicet, publicado en la prestigiosa revista internacional The Lancet Infectious Diseases, reveló que una dosis de refuerzo heteróloga –es decir, una vacuna distinta a la del esquema inicial– aumenta de manera muy significativa el nivel de anticuerpos contra el coronavirus en adultos mayores que recibieron previamente dos dosis de Sinopharm.

WEB


Las vacunas contra el virus que causa COVID-19 que se basan en virus inactivados –Sinopharm y Sinovac– son de las más utilizadas en el mundo. Sin embargo, en contraste con las basadas en adenovirus –AstraZeneca, Sputnik V y Cansino– o en ARN mensajero –Pfizer y Moderna–, se dispone de poca información sobre la respuesta inmune inducida por las vacunas a virus inactivados.

Un estudio realizado por investigadores del Conicet, publicado en la prestigiosa revista internacional The Lancet Infectious Diseases, reveló que una dosis de refuerzo heteróloga –es decir, una vacuna distinta a la del esquema inicial– aumenta de manera muy significativa el nivel de anticuerpos contra el coronavirus en adultos mayores que recibieron previamente dos dosis de Sinopharm.

Colaboración entre Conicet y PAMI

Este trabajo comenzó hace casi dos años y es el producto de una estrecha colaboración entre especialistas del Conicet y profesionales del PAMI. “El nuevo estudio muestra lo valioso de la articulación lograda durante la pandemia entre investigadores del Conicet y sectores de Salud”, indicó Andrea Gamarnik, líder del trabajo e investigadora superior del Conicet en el Instituto de Investigaciones Bioquímicas de Buenos Aires (IIBBA, Conicet-Fundación Instituto Leloir). “La información obtenida en esta investigación es de utilidad para la toma de decisiones concernientes a los esquemas de vacunación en nuestro país como así también en otras partes del mundo donde se emplea la vacuna Sinopharm”, agregó.



El trabajo conjunto comenzó antes del inicio del programa de vacunación masiva en Argentina, con el fin de realizar estudios de vigilancia epidemiológica en geriátricos. Fue así que se firmó un convenio de cooperación entre la Fundación Instituto Leloir (FIL) y el PAMI para lo cual se construyó un nuevo laboratorio dirigido por Andrés Rossi, científico del Conicet en el IIBBA.

Análisis

En el estudio se realizó un seguimiento a 124 voluntarios con una edad promedio de 79 años, que recibieron las dos dosis de la vacuna Sinopharm y luego le aplicaron refuerzos empleando distintas vacunas.

“Analizamos en función del tiempo tanto el nivel de anticuerpos específicos antes y después de los refuerzos, como la capacidad de dichos anticuerpos para impedir la infección del virus en experimentos de laboratorio”, explicó Gamarnik.

“La aplicación de una dosis heteróloga de refuerzo elevó los niveles de anticuerpos IgG más de 350 veces y la seropositividad, es decir, la presencia de anticuerpos específicos se detectó en el 100% de la cohorte, respuesta que se mantuvo 90 días después del refuerzo”, indica Gamarnik, quien lideró el desarrollo de COVIDAR, el primer test serológico argentino que sirve para medir anticuerpos contra el nuevo coronavirus y que fue aprobado por la Anmat. Además, en cada grupo el refuerzo aumentó notablemente la capacidad de los anticuerpos para neutralizar a la variante ómicron.

La investigación contó con el apoyo del Conicet, de la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación (Agencia I+D+i), el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, el Fondo para la Convergencia Estructural del Mercosur (Focem), y la Universidad de Buenos Aires (UBA).

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!