20 C
San Nicolás de los Arroyos
domingo, 14 abril, 2024

Edición N° 4747

Pipo Pescador estuvo junto a su familia en San Nicolás y anunció su vuelta a los teatros

CUMPLEAÑOS 80 DE SU HERMANA

Noticia escrita por Valentín Cúneo sobre Pipo Pescador
Pipo Pescador rodeado de sus nietos en la casa de su hermana de San Nicolás.

Valentín Cúneo
[email protected]

El ícono infantil Enrique Fischer, conocido por otras generaciones como “Pipo Pescador”, pisó suelo nicoleño en Semana Santa para pasar el día con sus familiares y visitar a su hermana que cumple 80 años de vida, la cual es conocida en la ciudad por ser una querida maestra que por largo tiempo trabajó en el colegio ubicado en calle Ameghino al 500. En su breve paso por la ciudad, y tras no haber arribado por un lustro a nuestro país, el cantautor, escritor y director de teatro tiene pensado volver a subirse a las tarimas por una nueva propuesta laboral.

Actualmente, Fischer vive junto con su hija y sus dos nietos en un pueblo de Alemania llamado Eberbach, de unos 15.000 habitantes aproximadamente. Este sitio tiene una particularidad que lo conecta con su infancia, ya que nació en Gualeguaychú y, tanto el mencionado pueblo europeo como la ciudad de Entre Ríos, significan algo similar en su traducción que se asemeja a “el río de los jabalíes”.

En estas últimas semanas, tuvo dos apariciones en público tras realizar un show en el teatro El Tinglado y otro en el Teatro San Martín. En estos sitios y frente al piano, Pipo rememoró éxitos como Canción del auto nuevo, famosa por su inicio “El viajar es un placer…”, Canción del eco, Receta para hacer una mariposa y Tu butaca es una hamaca, entre otras. Luego, en un posteo previo en X, había compartido: “Y así nos fuimos de paseo por una época hermosa de nuestras vidas”, invitando al público a unirse al encuentro.



“Tenemos una generación de niños que son muy diferentes a los que me dirigía en la época de Pipo. Por eso yo les quiero brindar un espectáculo atemporal: una opereta que a cualquier chico le puede gustar, donde verán actores. Hoy, lo único que ven es la virtualidad”

Enrique Fischer (Pipo Pescador)

Con un rol más activo en términos laborales y con 77 años encima, Enrique Fischer estuvo en diálogo con EL NORTE en donde contó que no solo lo familiar lo trajo de nuevo a la Argentina: “Un señor que está en este mundo de la publicidad me ofreció la idea de hacer unos reportajes con público. A mí me pareció muy divertido, resultaron muy exitosos, fue mucha la gente que se divirtió, algunos se emocionaron. Todo eso dio pie a una propuesta de trabajo que yo no me esperaba porque tengo casi 78 años y me daba por jubilado total. La verdad es que vivo una vida muy tranquila en la montaña, con mis perros, el bosque, pero todos me dicen que estoy tan vital que es una pena que las nuevas generaciones no me conozcan”.

“Por ahora, estamos ahí entre ataduras, sería una temporada para niños en Buenos Aires con una ópera mía que estrené hace 30 años que, por cierto, a mí me gusta mucho. Además, me permite estar presente, cantar y actuar sin esfuerzos, simplemente lo que haría es ser un narrador para que los niños puedan ver un show dedicado para ellos, con el estilo que hice yo siempre”, agregó el icónico artista.

Mensaje a las nuevas generaciones

Al ser consultado sobre este cambio generacional y sobre todo en la manera de desenvolverse los más pequeños con los nuevos aparatos electrónicos, Enrique Fischer decidió dejar una opinión para los padres que están criando a sus niños, haciendo eje en “no aflojar en que se respeten los tiempos del niño”. Esto último hace referencia a que motiven a sus hijos a jugar, a que hagan deporte, a que dibujen, hagan manualidades, artesanías y lean. “Papis, no sean perezosos y se dejen estar, no le regalen toda la niñez a las máquinas y a las pantallas. Hagan un esfuerzo y comprendan que no se puede ir contra las tecnologías porque están muy bien armadas, pero sí se les puede presentar un cierto frente de batalla”.



“Tenemos una generación de niños que son muy diferentes a los que me dirigía en la época de Pipo. Por eso yo les quiero brindar un espectáculo atemporal: una opereta que a cualquier chico le puede gustar, donde verán actores. Hoy lo único que ven es la virtualidad, es cierto que es buena en proporciones razonables, pero en proporciones no razonables hace que, prácticamente, se le dé la espalda a la realidad”, finalizó.

error: ¡Contenido protegido!